el blog de

MILOLA

POR QUÉ NOS LLAMAMOS MILOLA

Mar 11, 2021 | lo que no se ve | 0 Comentarios

Elegir el nombre de tu propia marca no es tarea fácil, sin embargo, en nuestro caso tuvimos claro cómo nos llamaríamos y el porqué. Hoy te desvelamos porqué nos llamamos Milola.

Un alto porcentaje de personas dan por hecho, que alguien del equipo se llama Lola, pero no, las fundadoras de Milola nos llamamos Manuela y Yolanda, y sí, somos hermanas, pero nuestra madre tampoco se llama Lola, se llama Manuela.

Voy a contarte la historia del nombre de Milola, y aunque tú estés pensando en galletas, te diré que es casi una mini novela, una guerra en el pasado, una historia de amor fraternal y hasta una boda. 

Ponte cómodo. Ponte cómoda. 

milola-galletas-sin-gluten

Han pasado muchos años desde que escuché a mi tía Beni pronunciar “Mi Lola” por primera vez. Pero no me lo dijo a mí, se lo dijo a mi madre.

No conocí a mi tía Beni hasta que tuve 12 años.

La conocí en la boda de mi hermano Jose. Somos 9 hermanos, y yo soy la más pequeña.  

Mi madre cuidó de mi tía Beni desde que era un bebé, ya que su madre, mi abuela, sufrió muchas de las consecuencias de la Guerra Civil, tuvo que trabajar muy duro y fuera de casa para sostener a su familia.

Mi madre y mi tía Beni tenían un vínculo muy especial. Único diría yo.

Y de ese vínculo, nace el nombre de Milola, justo el mismo día que conocí a mi tía Beni, en la boda de mi hermano Jose.

Esa primera vez que escuché Milola lo hice estando a escondidas, observando a mi madre y a mi tía Beni en su intimidad fraternal, desde la rendija de la puerta que separaba el pasillo del salón.

La luz del atardecer reposaba sobre el sofá en el que estaban ellas, abrazadas, casi entrelazadas, como si fueran niñas. Habían estado muchos años separadas, porque mi madre dejó su tierra natal, Extremadura, para ir a Barcelona por trabajo.

Su reencuentro familiar, fue mi encuentro con Milola.

Y así, a escondidas, con mi madre y mi tía Beni acariciándose y abrazándose, escuché a mi tia decir, con una voz dulce y aterciopelada:

Ay, Mi Lola, Mi Lola. 

Una voz que, aún siendo la suya, yo escuché diferente.

Entonces, algo se transformó en mi interior, justo en ese instante, con 12 años, comprendí que mi madre no era solo mi madre.

Mi madre era joven.

Mi madre era hermana.

Mi madre fue niña.

Mi madre era amiga.

Mi madre…

Su identidad se transformó para mí, y a su vez me llevó a reflexionar sobre mi propia identidad. Las muchas identidades de cada mujer. 

porqué-nos-llamamos-Milola

Cuando Milola se convirtió en una realidad, y decidimos emprender este proyecto, tuvimos claro el nombre que recibiría, no podía ser otro: ahora ya sabes porqué nos llamamos Milola.

Milola representa el alma del linaje familiar, también tiene un peso importante para nosotros. Este nombre es, al mismo tiempo, una responsabilidad, un placer y un honor.

Pero una vez que te he contado el origen del nombre, independientemente de lo significativo que es para mí, debes saber que Milola es un nombre que va más allá de lo personal, porque trasciende a la realidad que representan nuestras galletas y nuestras historias.

Milola, tanto en sus procesos de trabajo, como en sus resultados finales, abarca identidades diferentes a partir de una alimentación inclusiva, donde todos, tenemos cabida en la mesa. Nuestras galletas sin gluten, sus 6 variedades son una muestra de ello

Hay toda una filosofía de esfuerzo, trabajo, cariño, amor, dulzura, y sobre todo, nuestras galletas, forman parte de tu identidad, sea la que sea, estés en el momento en el que estés, tengas alergias o no las tengas.

Bienvenidos

Con cada galleta queremos desafiar limitaciones, romper barreras, desmantelar mitos y construir puentes entre aquellos que sufren alergias y los que no.